¿Cual es la relación de la Virgen Fátima en el Islam?

Submitted by admin on Mon, 09/25/2017 - 13:50

Respuesta:

Como sabemos Fátima es un nombre árabe y es el nombre de la hija del Profeta Muhammad (BP), también apodada la Señora de las Mujeres del Universo. Sin embargo sobre el tema no hay una opinión unánime. Hay un libro del profesor Moisés Espirito Santo que se titula "Os mouros fatimidas e as aparicoes de Fátima", publicado por el Instituto de Sociología e Etnología das Religiones, de la Universidade Nova de Lisboa, publicado el año 1995. En sus 394 páginas revela, a través de la aportación de numerosos datos y referencias, como las aparicio­nes de 1917 fueron una repetición de otras sucedidas a partir de la fundación de la urbe por los musulmanes andalusíes.

Según su pormenorizado estudio en la ciudad de Fátima, Portu­gal, no se produjo un milagro católico sino musulmán. Lo que se les apareció a los tres pastores en 1917 no fue como se dice, la Virgen María, sino la mismísima Fátima, la hija del profeta Muhammad (BP). Pero Dios sabe más quién fue en realidad.

Es necesario dejar bien en claro que la importancia de Fátima, la hija del Profeta (P), y de Mariam, la madre de Jesús (P), no está en juego con esta cuestión de las apariciones, de modo que atribuya­mos más o menos importancia a una de ellas según sea quién se haya aparecido en la ciudad portuguesa. Desde este punto de vista es irrelevante el fenómeno de la aparición a esas pastoras, por su­puesto su importancia radica en otros aspectos.

Sheij Abdulkarim Paz

 

¿Hay santos en el Islam?

Submitted by admin on Sun, 09/24/2017 - 11:18

Respuesta:

La santidad o quddusia es un atributo de Dios, el Quddus, el San­to, y Dios le confiere Su Santidad, a quien El quiere de acuerdo a Su Sabiduría y Bondad Supremas. El Sagrado Corán hace mención de ciertos elegidos que están particularmente" cercanos" a Dios, los aulia o amigos de Dios.

En la cima de estos Santos se ubican los Profetas, el Profeta Muhammad y su familia purificada, Fátima Az-Zahrá y los doce Imames o líderes de la Casa Profética, el primero de los cuales fue Ali ibn Talíb, quien vivió entre los años 600 al 661. Le siguen sus dos hijos, Al Hasan y al Husein y nueve de los descendientes de este último, luego muchos de sus descendientes y allegados entre los sabios y creyentes piadosos y virtuosos. La Paz sea con todos ellos.

En el mundo islámico en general algunos grandes místicos son más conocidos para los occidentales, como por ejemplo, personajes históricos mas famosos en Occidente, como Yalauddín ar-Rumi (1207-1273), enterrado en Konia (Turquía), Ni'mat Allah al-Walí (1331-1431), fallecido en Mahán (Irán), Ibn Arabi de Murcia (1165­1240), cuyos restos están en Damasco. En Irán e Irak, como en otros países islámicos hay millares de grandes místicos y santos de tiempos pasados y contemporáneos, además de los familiares de los Imames, la paz sea con ellos ya citados anteriormente.

Puede haber también santos vivos que alcanzan el rango de awliya', gracias a cierto rasgo poco común que de alguna manera haga suponer la intimidad con Dios. Vivos o muertos, los santos son objeto de las visitas de las gentes deseosas de beneficiarse de su influencia y recoger su baraka (bendición)

En las regiones del Magreb -poniente musulmán- la veneración de los santos históricamente adquirió desarrollo y perfiles particu­lares. Se veneró sobretodo a hombres que se levantaron contra la invasión castellana, cuando España quiso conquistar aquellas tie­rras tras ganar Granada, en el año 1492. Solían ser morabitos, esto es moradores en ribat-s o eremitorios fortificados que protegían las fronteras del Islam; posteriormente las tribus y familias morabíticas (murabit es morabito o muley, sidi son sinónimos de walí en el Magreb), esto es, que habían tenido entre sus miembros a un santo, como herederos de su baraka (bendición), constituyeron y constituyen toda­vía hoy una especie de nobleza, y sus influencias han sido grandes en la historia de Marruecos y países limítrofes como Argelia o Túnez.

Hay muchas mujeres musulmanas que han ingresado en la cate­goría de privilegiadas de waliya (santa). Entre ellas podemos mencionar a la hija del Profeta, Fátima Az-Zahrá, (la resplandeciente), nacida en el año 615; a su esposa Jadiya; a su nieta Zainab; a Fátima Ma' summa, muerta en el 816, hermana del octavo Imam Alí AR-Rida; Rukaia, la hija el Imam Husein martirizado en Karbala y nieto del Profeta, enterrado en Damasco, y tantas otras grandes mujeres allegadas a los Imames de la Casa Profética (Ahlul Bait); a la mística Rabi' a al-' Adawiyya de Basara, quien vivió en el siglo VIII de la era cristiana. La Paz sea con todos ellas.

En el Sagrado Corán el capítulo 19, lleva el nombre de María, la madre de Jesús. En él se revela la anunciación y la milagrosa con­cepción de Jesús por obra y gracia de Dios y de la Virgen María, también se habla de los padres de María. La Paz sea con ellos.

Sheij Abdulkarim Paz

 

¿Qué importancia tienen los ángeles en la religión islámica?

Submitted by admin on Sat, 09/23/2017 - 12:05

Respuesta:

"¡Alabado sea Dios, creador de los cielos y de la tierra, que de los ángeles ha hecho enviados de dos, tres o cuatro pares de alas! Añade a la creación lo que Él quiere. Dios es Omnipotente" (S. Corán 35: 1).

La teología islámica habla de dos tipos de seres de naturaleza in­termedia entre Dios y el hombre: los ángeles y los genios. Los ángeles poseen una naturaleza espiritual (son puro intelecto y no pecan ni desobedecen), le adoran en el cielo, sostienen su trono, administran los asuntos de la creación, los mundos celestiales y terrenales, son enviados como mensajeros a los Profetas para llevarles la palabra de Dios y anotan los actos, bue­nos y malos de todos los hombres y las mujeres. El día del juicio presentarán a cada ser humano la lista de sus actos, y esa lista servi­rá para juzgarlo.

Los ángeles más conocidos son Gabriel (Yibril), elMensajero de la revelación divinaque anunció a Ma­ría (P) el nacimiento milagroso de Jesús (P) y entregó el Corán a Muhammad (B.P.D.); Miguel (Mikail); Malik, el encargado del infier­no; Izra'il (Azrail o Azrafil), el ángel de la muerte, y Nakir y Munkar, los dos ángeles encargados de realizar el interrogatorio en el sepul­cro después de la muerte. Bashir y Bushra, los ángeles que albrician a los creyentes con el paraíso.

Dice el Corán: "Di: Si hay alguien enemigo de Gabriel - él es quien, autorizado por Dios-, lo reveló (el Corán) a tu corazón, en confirmación de los mensajes anteriores, dirección y buena nueva para los creyentes -, si hay alguien enemigo de Dios, de Sus ángeles, de Sus enviados, de Gabriel y de Miguel, Dios, a su vez, es enemigo de los infieles" (Sura 2: 97-98).

¡Y cuando dijimos a los ángeles!: ¡prosternaos ante Adán! Todos se prosternaron excepto Iblis. Sé negó y fue arrogante: era de los infieles" (Sura .2: 34).

Sin embargo, el Sagrado Corán nos aclara que Satanás de nombre Iblis no era un ángel, sino que se encontraba entre ellos y en reali­dad es un genio, que a diferencia de los ángeles de intelecto puro, poseen libre albedrío y son de una naturaleza material más sutil que la corporal nuestra. Es importante destacar que Satanás actúa contra el hombre por libre albedrío, de modo que no es una criatura intrínsecamente mala, en cuyo caso el mal se relacionaría con el Creador, cosa que es imposible en la doctrina islámica. El mal entonces, se relaciona con la libre elección de Satanás, concedida por un plazo fijado. Además, Satanás no tiene poder sobre el hombre. Es el hombre quien acepta sus insinuaciones o las rechaza.

"El enviado (Muhammad) cree en cuanto le ha sido revelado por su Señor, y por los creyentes. Todos ellos creen en Dios, en sus ángeles, en sus Escrituras, y en sus Enviados" (Sura 2: aleya 285).

Los ángeles no son criaturas superiores a los seres humanos en tanto estos no se degraden. Si los hombres obedecen a la guía de Dios, alcanzan el máximo nivel de desarrollo de su ser y la máxima cerca­nía a Dios. Los Profetas están por encima de los ángeles. A propósito dice el Sagrado Corán: "Y cuando tu Señor dijo a los ángeles: "Voy a establecer un sucesor en la tierra". Dijeron: "¿vas a poner en ella a quien corrompa en ella y derrame sangre, siendo así que nosotros celebramos tu alabanza y proclamamos Tu Santidad?". Dijo: "Yo sé lo que vosotros no sabéis". Enseñó a Adán los nombres de todos los seres y presentó estos a los ángeles, diciendo: "Informadme de los nombres de éstos, si es verdad lo que decís".

Dijeron: "¡Gloria a ti! No sabemos más que lo que Tú nos has enseñado. Tú eres, ciertamente, el Omnisciente, el Sabio".

Dijo: ¡Adán! ¡Infórmales de sus nombres!" Cuando les informó de sus nombres: dijo: ¿No os he dicho que conozco lo oculto de los cielos y de la tierra y que sé lo que mostráis y lo que ocultáis?"

Y cuando dijimos a los ángeles:” ¡prosternaos ante Adán!". Se prosternaron excepto Iblis. Sé negó y fue altivo, era de los infieles. (S. Co­rán 2:30-34)

Los seres angélicos tienen mucha importancia, pues es una reali­dad metafísica, parte de lo oculto a los ojos sensibles, en los que el Sagrado Corán nos invita a creer: "El enviado cree en cuanto le ha sido revelado por su Señor, y lo mismo los creyentes. Todos creen en Dios, en sus ángeles, en sus Escrituras y en sus Enviados. No hacemos distinción entre ninguno de sus Enviados...".

Dios Todopoderoso y Sapientísimo ha creado estos seres lumino­sos, de intelecto puro que están completamente al servicio de Dios sin apartarse de su alabanza y glorificación permanente. Los ánge­les cumplen infinidad de funciones según lo dispuesto por Su Señor Altísimo, algunos se encargan solamente de glorificar a Dios, otro, como el arcángel Gabriel es el encargado de portar los mensajes de Dios a los profetas. Otros ángeles defienden a los creyentes y justos, otros franquean el paraíso o el infierno, otros transportan los vien­tos, otros escriben las acciones de los hombres. Otros piden el per­dón para los creyentes y sirven a los hombres que Dios ama de múl­tiples maneras. Hay un ángel encargado de contar las gotas de llu­via, por ejemplo. La administración del universo es perfecta, nada escapa a Dios. Así como El dispuso de ángeles que registren nues­tras acciones, todo en el universo está registrado y obedece a una sabiduría infinita y a un poder infinito que no descuida nada.

"¡Dice el Sagrado Corán: Alabado sea Dios, Creador de los cielos y de la tierra, Que de los ángeles ha hecho enviados de dos, tres, cuatro alas! Aña­de a la creación lo que El quiere. Dios es Omnipotente". (S. Corán 35:1)

El Sagrado Corán se refiere en numerosas ocasiones al tema de los ángeles. Es importante aclarar que la mención al número de alas responde a las diferentes categorías en que están clasificadas estas criaturas y deben interpretarse en forma alegórica no literal. Los ángeles no tienen alas a la manera de las aves.

Nosotros también decimos las alas del alma son la fe y el conoci­miento en un sentido alegórico. Los sabios dicen que la materia de los ángeles en todo caso es sutil, no sensible, aún que pueden corporizarse en forma humana perfecta, como cuando se le apareció el Arcángel Gabriel a la Virgen María en la anunciación del naci­miento de su hijo Jesús. "Le enviamos Nuestro Espíritu (el Arcángel Gabriel a la Virgen María) y éste se le presentó como un mortal perfec­to". (S. Corán 19:17)

Es importante destacar que Satanás no era un ángel sino un genio que es otra criatura con libre albedrío y una materia sutil. El Corán lo dice expresamente, aunque por su adoración fingida a Dios llegó a estar entre los ángeles. Cuando Dios le ordenó prosternarse ante Su regente Adán, Satanás le desobedeció.

Sheij Abdulkarim Paz