En Israel, hay militantes islámicos que se auto inmolan y con ello mueren víctimas inocentes, ¿Qué determina el Corán sobre el asesinato y el suicidio?

Submitted by admin on Sat, 12/16/2017 - 09:45

Respuesta:

El Sagrado Corán prohíbe el suicidio, (sura Baqara, aleya Oh Creyentes no os auto destruyáis.), pero, a la vez, tanto el Sa­grado Corán, los sabios musulmanes y los países islámicos y árabes reconocen el derecho de los palestinos a defenderse y si bien recha­zan la violencia, la condena de todas estas lamentables muertes recaen sobre la fuerza ocupante e invasora y sobre Estados Unidos que con sus vetos y complicidad con el sionismo generan esta trage­dia impuesta al pueblo palestino.

Las Naciones Unidas reconocen el derecho de los pueblos a de­fenderse con las armas ante una invasión y no cabe duda que si los combatientes palestinos dispusiesen de armas y posibilidad de fue­go como los israelíes no se inmolarían como lo hacen. De todas ma­neras, que quede bien claro que los musulmanes inspirados en el Sagrado Corán deploran todas estas muertes que están teniendo lugar en Palestina ocupada, tanto de judíos como de árabes, todos seres humanos. Pero observamos que la impunidad que los podero­sos han otorgado a los israelíes ha posibilitado la aparición de toda esta forma de horror y desesperanza que hoy ocurre.

No se trata de condenar a los palestinos como terroristas, cosa que rechazan todos los países islámicos, sino de hacer justicia y li­brar a Palestina de la ocupación israelí. Mientras esto no ocurra se­guiremos viendo episodios de violencia y nada cambiará la volun­tad de un pueblo decidido a luchar por sus derechos, solo o acompañado.

Sheij Abdulkarim Paz

 

¿El fundamentalismo le hace daño al Islam?

Submitted by admin on Tue, 12/12/2017 - 09:41

Respuesta:

Depende que se entienda por fundamentalismo. Si se entiende dogmatismo, fanatismo, intolerancia, irracionalidad, el mismo Is­lam que confirma el mensaje de los profetas del Dios Único, con todas sus exhortaciones coránicas a la búsqueda del conocimiento, al diálogo respetuoso y al respeto por la libertad del otro, es el mejor antídoto contra esos vicios del alma humana.

Ahora, si se entiende al término “fundamentalismo” como un com­promiso profundo para conocer y poner en prácticael Islam en toda sus dimensiones incluyendo su faz política, económica, cultural, ju­rídica, por propia voluntad, sin compulsión, en el marco de un de­sarrollo espiritual y moral que dignifique al ser humano, entonces, obviamente, no daña al Islam, pero seguramente daña a quienes solo se preocupan de ver acrecentados sus intereses de un modo ilegitimo y a cualquier costo imponiendo ellos de un modo intolerante y fundamentalista sus pretensiones.

Según el estandarte que se aplica en general en los medios para calificar a las personas de fundamentalistas, todos los profetas quedarían incluidos en esta categoría.

Sheij Abdulkarim Paz

¿Qué diferencia hay entre un hombre común y un creyente islámico?

Submitted by admin on Mon, 12/11/2017 - 09:11

Respuesta:

Obviamente “lo común y lo corriente” depende de la cultura que le sirva de marco. Son los patrones culturales los que van a moldear el modo “tipo” de ser de una persona. El Islam tiene puntos en común con nuestra cultura y otros en los que difieren.

Quizás una diferencia importante es que la cultura de un musulmán tiene valores y principios muy estables por su naturaleza espi­ritual, mientras que en nuestra cultura occidental está reinando, en términos generales, un gran relativismo y una carencia de referentes y modelos creíbles y estables para la gran masa de la gente. Al ha­berse desprendido nuestra cultura de esos referentes espirituales está sujeta a permanentes cambios y degradación, sin encontrar parámetros estables para aquellas cuestiones de la esfera de lo hu­mano que por ser de orden espiritual son de carácter permanente.

Entonces, para volver a la pregunta podemos decir que en térmi­nos generales hallaremos semejanzas y diferencias entre un musulmán y lo que es un hombre común y corriente en esta sociedad. Con respecto a las diferencias seguramente se verán en la manera de ado­rar a Dios, en algunos hábitos de vestimenta, alimenticios o de di­versión. El musulmán se hallara más cómodo entre otros creyentes en Dios que lleven una vida armónica con esa creencia y donde reina un respeto mutuo que permita ver la esencia y el espíritu co­mún detrás de esas diferencias.

Sheij Abdulkarim Paz