¿Cual es el propósito del hadîz "“Si nosotros no hubiésemos existido ustedes no sólo no conocerían a Dios, sino que no lo adorarías en la forma que es digno de ser adorado”?

Submitted by admin on Tue, 08/29/2017 - 13:53

Respuesta:

El ser humano en forma natural es una criatura buscadora de Dios y buscadora de adquirir más conocimiento en cuanto a Dios, que como resultado del conocimiento que tiene de Dios suministre el propósito principal de la creación que es ese mismo culto y servicio a Dios.

Por otra parte, al igual que Dios mismo en diversas partes del Generoso Corán dijo dirigiéndose al ser humano: “la parte del conocimiento de la cual se beneficia la humanidad es mínima”, entonces inevitablemente el ser humano está necesitado de seres humanos que por su mérito y favor especial Divino se encuentre abiertas para ellos algunas de las puertas de los conocimientos, y a través de Dios aprendan todo aquello que la humanidad necesita, y ellos son los enviados Divinos y los mensajeros de Dios.

Después de los Profetas, sus sucesores, es decir los Inmaculados Imames (P) esos elegidos por Dios, continuaron el sendero de los Mensajeros portadores de una Escritura Sagrada. Aquellos que en forma exacta recibieron del Profeta Muhammad (BP) las órdenes Divinas, al igual que maestros compasivos guiaron al ser humano, y puesto que tenían conocimiento de todo aquello que la humanidad necesitaba pudieron responder al intelecto indagador del hombre, para que con la ayuda de ellos la humanidad pudiese salir del barrizal de la ignorancia y el oscurantismo.

Entonces en verdad si no hubiesen habido las enseñanzas de los Profetas y después de ellos las de los Inmaculados Imames (P) la humanidad no sólo no conocería en forma perfecta a Dios sino que tampoco podría adorarlo en la forma digna que Él merece.

 

¿Acaso existen argumentos racionales de que el Imam de la Época (P) está vivo?

Submitted by admin on Mon, 08/28/2017 - 10:49

Respuesta:

La existencia del Imam de la Época (P) y del imamato de este honorable, es de los debates del imamato especial que para su comprobación no puede directamente beneficiarse del argumento racional, sino que podemos llegar al propósito utilizando el argumento racional en el imamato común y la necesidad de la existencia del Imam en todas las épocas así como respaldándonos en las narraciones y los dichos históricos que en esta época hacen al imamato exclusivo del Imam Mahdî (P).

La necesidad de la existencia de un ser inmaculado y una prueba Divina en todos los tiempos, respaldándose en los numerosos argumentos racionales existentes, es en el imamato común. Por ejemplo la profecía y el imamato son un favor espiritual por parte de Dios en base al principio del favor, y un favor así deberá ser eterno.

Las narraciones que también argumentan que el hombre infalible y perfecto es sólo el Imam de la Época (P), son tan numerosas que este asunto no puede ser negado al grado que muchos de los sabios famosos de la Escuela Suní lo aceptaron y en sus obras dijeron: “El Mahdî, el Prometido es hijo del Imam Hasan ‘Askarî (P) que nació en la Ciudad de Samarra (Irak) el año 869 d.C., vive oculto y un día aparecerá por orden de Dios.

De ninguna forma es imposible la aceptación de la longevidad del Imam Mahdî (P), puesto que este honorable a través de la sabiduría que Dios le otorgó y utilizando métodos naturales y científicos puede vivir en este mundo durante mucho tiempo, sin mostrar señales de agotamiento ni envejecimiento. Además de que es posible que en el mundo humano, Dios coloque a Su prueba como reserva y para garantizar la ejecución de la justicia, así como prohibir y evitar la opresión y a los opresores, en forma de excepción y a través de los factores sobre naturales y evidentes.

¿Por qué hay tantas religiones en el mundo y cuál es la que tiene la razón?

Submitted by admin on Thu, 08/24/2017 - 14:06

La mayor de las realidades es Dios, el Hacedor Omnipotente del universo. Es un Dios Único, Clemente, Misericordioso, Creador, y no un ser creado ni engendrado.

La religión es un conjunto de creencias y prácticas, un mensaje proveniente de Dios con el fin de «retornarnos» a Él. La religión o mensaje divino tiene un portador al que se le denomina «Mensajero de Dios» o «Profeta de Dios».

El Profeta es el que se encarga de transmitir el Mensaje de Dios a sus congéneres. A veces a los Profetas les ha sido revelado un Libro Celestial o Escritura Sagrada, conteniendo la palabra de Dios.

Dios ha enviado Profetas a todos los pueblos a través de todas las épocas, y el mensaje ha sido siempre el mismo, por ende la religión de Dios ha sido una sola a penas con algunas particularidades acordes a las necesidades de cada tiempo y comunidad receptora del mensaje.

Si hoy vemos que hay miles de «religiones», «cultos», «formas de adoración»  y «sectas» es porque ha sido la misma humanidad quien ha distorsionado el mensaje original, la palabra de Dios. Ahora bien, tampoco es adecuado calificar de «religión» a todo aquello que pretenda serlo, pues, el requisito para que algo amerite ser llamado como tal, es que provenga de Dios, y hay muchas de las llamadas «religiones» que no son más que meras obras forjadas por hombres, y un conjunto de supercherías.

Islam significa «entrega total a Dios», y la persona que tiene esta disposición hacia Su Creador, se llama «musulmán» (el que se ha entregado a la voluntad divina).

Los musulmanes creemos en el Dios Único e Incomparable, en los ángeles que Él ha creado; en todos los Profetas de Dios por medio de quienes nos han llegado sus revelaciones, desde Adán, Noé, Abraham, Ismael, Isaac, Jacob, José, Job, Moisés, Aarón, David, Salomón, Elías, Jonás, Juan el Bautista, Jesús (que la paz sea con todos ellos).

Además, creemos en el día del Juicio, en la responsabilidad propia por nuestras acciones, y en la vida después de la muerte.

El Islam es el último mensaje revelado por Dios al Profeta Muhammad (la paz y bendiciones sean con él y su descendencia) a través del ángel Gabriel. Así, el Islam es la última religión de Dios, confirmación de Su eterno mensaje.

Ese mensaje está contenido en el Corán, y la tradición profética.

El Islam es la última religión de Dios y estará vigente hasta el día del Juicio, por tanto cualquier otra «religión», «culto», «forma de adoración»  o «secta» ha caducado, y no tiene razón de ser. Otrosí, Muhammad (la paz y bendiciones sean con él y su descendencia) es el último Profeta de Dios, y quién después suyo aparezca proclamándose como tal, no convoca sino a algo ilusorio.

«Ciertamente, la Religión, para Dios, es el Islam» (Corán 3:19)

Atentamente,

Sheij Prof. Mustafa Al-Salvadori