Respuesta:

Como sabemos Fátima es un nombre árabe y es el nombre de la hija del Profeta Muhammad (BP), también apodada la Señora de las Mujeres del Universo. Sin embargo sobre el tema no hay una opinión unánime. Hay un libro del profesor Moisés Espirito Santo que se titula "Os mouros fatimidas e as aparicoes de Fátima", publicado por el Instituto de Sociología e Etnología das Religiones, de la Universidade Nova de Lisboa, publicado el año 1995. En sus 394 páginas revela, a través de la aportación de numerosos datos y referencias, como las aparicio­nes de 1917 fueron una repetición de otras sucedidas a partir de la fundación de la urbe por los musulmanes andalusíes.

Según su pormenorizado estudio en la ciudad de Fátima, Portu­gal, no se produjo un milagro católico sino musulmán. Lo que se les apareció a los tres pastores en 1917 no fue como se dice, la Virgen María, sino la mismísima Fátima, la hija del profeta Muhammad (BP). Pero Dios sabe más quién fue en realidad.

Es necesario dejar bien en claro que la importancia de Fátima, la hija del Profeta (P), y de Mariam, la madre de Jesús (P), no está en juego con esta cuestión de las apariciones, de modo que atribuya­mos más o menos importancia a una de ellas según sea quién se haya aparecido en la ciudad portuguesa. Desde este punto de vista es irrelevante el fenómeno de la aparición a esas pastoras, por su­puesto su importancia radica en otros aspectos.

Sheij Abdulkarim Paz

 




Respuesta:

Sí, están prohibido los embriagantes en general. El alcohol es causa de muchas desgracias en la sociedad y lo mismo ocurre con las drogas.

Las sociedades islámicas han superado un enorme flagelo social cerrando las puertas a los embriagantes. Me sorprende ver que en nuestras sociedades cuando hay elecciones se prohíbe la venta de alcohol durante las 24 horas previas. El mensaje parece ser que la población debe estar lúcida porque tendrá que llevar a cabo una elección vital para el destino de la sociedad. Existe entonces un reco­nocimiento de que el alcohol desempeña un papel muy negativo en el sano juicio de una sociedad. Parecería ser que el hombre estuviera al servicio de un sistema y no el sistema al servicio del hombre. Para el Islam el hombre decide su destino los 365 días del año y su salud e integridad es necesaria en todo momento, no solamente cuando hay elecciones.

Si te preguntan acerca del vino y del maysir (un juego de azar por dinero), di: "ambos encierran pecados graves y ventajas para los hombres, pero el pecado es mayor que su utilidad" (Corán 2: 219).

Una vez hablé con el presidente de alcohólicos anónimos en mi país, Argentina, y luego de mostrarme algunas estadísticas de los males sociales que traía aparejado en la sociedad el consumo de alcohol, me miró y me dijo: "El alcohol es un instrumento de Satanás". Me impresionó su frase porque es la misma frase que encontramos en un versículo coránico: "¡Creyentes! El embriagante, el maysir (juego de azar por dinero)... no son sino abominación y obra del demonio. ¡Evitadlo, pues! Quizás así prosperéis. El demonio quiere sólo crear hosti­lidad y odio entre vosotros valiéndose del embriagante (alcohol, por ejem­plo) y el maysir, e impediros que recordéis a Dios y hagáis la oración. ¿Os abstendréis pues? (Corán 5:90,91).

Sheij Abdulkarim Paz

 




Respuesta:

Se le diría que en la medida que conozca en profundidad el Islam y sea un buen musulmán su amor por Jesús, María, y los apóstoles y su visión de Dios, del mundo y del hombre se verán enriquecidos. Le diría que accederá a tener una visión más global e integral del mundo y podrá conocer a gente muy sabia y piadosa que le ayudará a acrecentar su fe, su conocimiento, y perfeccionar su conducta. Le diría que sepa valorar muchas enseñanzas muy positivas de su educación cristiana que encontrará en el Islam como ser la creencia en Dios, en la revelación, en los profetas, en sus milagros, en la vida después de la muerte, en la oración, en la creación milagrosa de Jesús en el vientre de la Virgen de María (con ellos sea la paz), en hacer el bien a los demás, en considerar al resto de la humanidad como una familia cuyos padres son Adán y Eva, en el Día de Juicio y en que la vida tiene un maravilloso sentido que es conocer y adorar a Dios de la mejor manera y recibir de Su parte Su Misericordia especial.

Por último que sea comprensivo con quienes a su alrededor no han tenido la bendición de comprender el Islam y que tenga pacien­cia y que haga el bien a su familia, especialmente a sus padres, aún sino creen en el Islam y aun si no lo tratan bien. Y por último que adore a Dios con fervor y sinceridad y sea lo más beneficioso posible para los hombres y para todas las criaturas de Dios.

Sheij Abdulkarim Paz