El sagrado Corán declara que el material del cual estos cuerpos fueron construidos era una especie de gas. Esto está de acuerdo con las teorías modernas la cuales dicen que los cuerpos celestes fueron construidos de hidrogeno. Del sagrado Corán:

 “Luego, se dirigió al cielo, que era humo, y dijo a éste y a la tierra: “¡Venid, queráis o no!” Dijeron: “¡Venimos de buen grado!”. Corán 41: 11

En el verso citado se indica que el vapor que formaba las moléculas y los átomos fue la primera cosa material que existió.

El sagrado Corán dice que Dios ha creado todos los seres vivientes a partir del agua:

 “¿Es que no han visto los infieles que los cielos y la tierra formaba un todo homogéneo y los separamos? ¿Y que sacamos del agua a todo ser viviente? ¿Y no creerán?” Corán 21:30

 “Dios creó a todos los animales del agua: de ellos unos se arrastran, otros caminan a dos patas, otros a cuatro. Dios crea lo que quiere. Dios es omnipotente”. Corán 24:45

(Fuente: Preguntas acerca del Islam, autor: Sheij Muhammad Yawad Chirri)




En respuesta a esta pregunta debemos decir que no se han encontrado razones que en forma directa y clara indiquen que el Profeta (BP) al recitar el adân atestiguaba la wilâîah de ‘Alî (P). Así también las narraciones que se han transmitido de los Inmaculados Imâmes (P) sobre la recitación de las partes del adân no indican nada respecto a la tercera atestiguación de la wilâîah del Imâm ‘Alî (P), aunque en numerosas narraciones (fuera del adân) es mencionado el nombre de ‘Alî después del nombre del Profeta (BP) como una bendición Divina, por ello los sabios shías dicen: “Puesto que el adân es un acto de adoración y existe la posibilidad de que la tercera atestiguación no sea parte del adân, lo recitan con el propósito de acercarse a Dios, no con el propósito de ser parte del adân.




En respuesta decimos que en base a las narraciones es cierto que el Profeta (BP) atestiguaba su profecía cuando recitaba el adân puesto que él, al igual que la demás gente, debe cumplir con los mandatos y las obligaciones legales religiosos, a menos que tengamos una razón especial de que este generoso no tenga obligación sobre un mandato en especial, y respecto al adân no sólo no contamos con esa razón sino que tenemos innumerables narraciones que el Profeta (BP) durante el adan atestiguaba la unicidad de Dios y su profecía con certeza y terminantemente.


Pagination