La respuesta pasa por tres cuestiones básicas: la primera el carácter milagroso del Sagrado Corán por lo que no puede ser invención humana. Por los conocimientos, la perfección de la lengua, por no tener los errores de la Biblia y los Evangelios allí donde fueron adulterados, por no tener ninguna falta con respecto al monoteísmo, por tener una medida matemática exacta en el uso de las palabras, por la belleza y su elocuencia y por haber sido traído por un hombre iletrado conocido entre los suyos como el veraz y digno de confianza, por ser un milagro vivo hasta hoy, por los conocimientos científicos, filosóficos, teológicos, las leyes sociales, económicas que posee, y por no expresar las creencias erradas de la época y de su entorno, por todo eso, nuestra razón nos dice que viene de Dios y no es invención suya.  El segundo tema es que el Corán y el Islam rechazan la fe por imitación o mera creencia sin base racional. El Sagrado Corán invita a pensar y dice el profeta que una hora de pensar vale más que mil de adorar. El tercer tema es que él cree que el profeta Muhammad dijo que el Corán era una revelación para imponer su poder a los hombres. Pero la realidad del profeta por crónicas históricas de amigos y enemigos muestra que vivía sacrificándose por los demás, no abusando o respaldándose en el poder para su beneficio personal. Vivía tan austeramente que su sucesor que comía pan duro, tras largos ayunos en zonas desérticas y calurosas y jamás mezclaban dos comidas juntas en un almuerzo o cena, decía que no igualaba al profeta. Vivían con tanta escases de bienes que eran como los más pobres pudiendo ser los más ricos. Los sacrificios de sus personas y de sus queridos por enfrentar a los poderosos para que dejen de abusar de la gente están registrados, de modo que si hubiesen buscado poder lo hubiesen aceptado cuando se lo ofrecían sin sacrificios a cambio de aceptar el gobierno opresor de los aristócratas de la Meca y dijo el profeta: aunque pongan el sol en mi mano derecha y la luna en mi mano izquierda no voy a desistir de la misión que Dios me dio.

Por estas tres razones y porque nosotros tenemos que aceptar nuestra fe con nuestra razón de acuerdo al Islam y porque el Islam no busca poder para sí, sino que reconoce el poder de Dios y se somete a Él. Por todo esto, lo invitamos a estudiar más el Islam y a comprobar con su razón todo esto que le estamos diciendo.

Usted no debe juzgar al Islam con las premisas del cristianismo donde se dice que "hay que creer para entender" y a la cabeza de su sistema de creencia se hayan los dogmas que se oponen a la razón, como la trinidad, el pecado original o el poderío de Satanás en este mundo y el reino de Dios en el otro, etc. Lo invitamos a conocer al Islam para luego juzgarlo. Esto como ve, es algo bien lógico y racional. Por favor lea nuestro libro, la vida del Profeta Muhammad, la bendición y la paz sea con él

Lo saluda y que Dios lo guíe

Sheij Abdul Karim Paz




De todas especies y tipos de las danzas, lo que se permite en el Islam es la danza de la mujer para su esposo de forma privada.

En el Islam está prohibido incluso la danza clásica entre hombre y mujer o como exposición para el público, de modo que no hay institutos de danza clásica en Irán. Si, existe una forma de deporte que se llama Aeróbic, pero eso se permite enseñar la mujer para mujeres y hombre para los hombres, no mujer para hombre o al revés o mezclado, y se considera como un deporte.
La forma que hacen en teatros que contiene unos movimientos del cuerpo para hacer llegar un mensaje diciendo un texto es habitual tanto en Irán como en otros países, pero si tienen cosas que promuevan las pasiones sexuales de la gente, no se permite en el Islam.

El sufismo que lo practica es en el ámbito del Islam sunnita de Turquía que es la de los derviches y no es firmado en la escuela de Ahlul Bait (as).
De todas formas lo que dice el querido Islam es para bienestar de nosotros.

Equipo islamoriente




Respuesta:

La fuente principal de esta salutación son dos libros crediticios, es decir “Kâmil Al-Zîarat” de Ÿa’far Ibn Muhammad Ibn Qûluwâîah Qumî (f.959 d.C.) y “Misbâh Al-Mutihaÿÿid” del Sheîj Tûsî (995-1067 d.C.). Según algunos de los fundamentos el sanad o documento fiable que respalda el hadîz de Ibn Qûluwâîah tiene crédito. Pero respecto a los sanad de las narraciones que se encuentran en la obra Misbâh Al-Mutihaÿÿid debe decirse que esta obra en general mencionó sólo dos sanad respaldando esta salutación, que la evaluación general respecto a los cronistas de éste no se encuentra fuera de tres situaciones: (1) los cronistas son fiables, (2) o un cronista que su fiabilidad no ha sido comprobada, se encuentra junto a un cronista que su fiabilidad fue comprobada, (3) o existe una indicación sobre la fiabilidad del cronista. Por ello en general puede decirse que el sanad que respalda la Salutación de ‘Âshûrâ es fiable, correcto y no tiene ningún dificultad. El texto de la narración también, se ha criticado por contener maldiciones a todos los Omeyas y otros.

 


Pagination