¿Por qué el ser humano necesita tener un Profeta o mensajero de Dios?

¿Por qué el ser humano necesita tener un Profeta o mensajero de Dios?

Submitted by admin on Wed, 03/01/2017 - 12:11

Respuesta:

Podría decirse que la profecía es necesaria por muchas razones:

1. HAY UNA NECESIDAD DE RECORDARLE A LA GENTE DE DIOS

Teóricamente, el hombre es capaz de deducir al Creador, por medio de la observación de la creación de Dios en la tierra, de ahí que, la mente humana es capaz de comprender la abstracción y las ideas universales. Debido a nuestras necesidades o apetito biológico, estamos estrechamente ligados al mundo material, haciendo que la atracción material de este mundo, pueda desviar – inclusive- al mejor de nosotros. El porcentaje de personas que no parecen ser capaces de una comprensión independiente de su hacedor es grande, ya que no podemos esperar que un gran número de hombres se aparten de las cosas materiales del mundo, para pensar claramente en Dios.

Además, la maravillosa regulación del universo implica la existencia de un ordenador, el Dios Todopoderoso. Pero el hombre está tan sugestionado sus preocupaciones, que no se percata de las leyes naturales, y mucho menos de reflexión en lo concerniente a su origen. El hombre está tan acostumbrado a que el sol salga por el oriente, que no se detiene a pensar el porqué de esto. La humanidad no le da importancia a reconocer el Creador. El reconocimiento universal de Su Existencia por el hombre no se debe al resultado de un pensamiento común, pero gracias a las enseñanzas de unos individuos talentosos que supieron guiar a la humanidad a esta conclusión, se ha abonado en gran medida el camino a este reconocimiento.

2. HAY UNA NECESIDAD DE UNA AUTORIDAD INDISCUTIBLE

Las personas tienen diferencias de fondo en la educación, las habilidades y los sentimientos. Muchas cosas importantes, concernientes a la acción del hombre son altamente controversiales entre los grupos e individuos. La ética y la moral son fuertemente disputadas; la justificación filosófica se puede encontrar en los diferentes puntos de vista, pero en lugar de aclarar estos asuntos de manera que sea posible hacer una elección racional, la filosofía racional amplia la confusión. La razón y la filosofía han fallado en encontrar una solución para las cuestiones éticas y morales, pues la respuesta que buscamos debe venir de un autor incontrovertible ante el cual los individuos y grupos se sometan. Esta autoridad es Dios.

3. HAY UNA NECESIDAD PARA LA ADORACIÓN DE DIOS

Aunque los libres pensadores pueden ser capaces de reconocer a Dios y su grandeza, generalmente pasan por alto la importancia de la adoración. Es así como, uno puede reconoce la necesidad de la oración, pero éstos no sabrán reconocerla. Algunas personas pueden pensar que es importante el sacrificar y quemar a un animal, otros persiguen animales en el nombre de Dios y, otros creen que la vida ascética es amada por Dios. Mientras tanto, existirán los que creen que la vida es una abominación de Dios y destructiva para la raza humana. Algunos adoran a Dios mediante el canto y tocando instrumentos, otros creen en la sumisión y se arrodillan como forma de devoción. La forma aceptable de devoción debe corresponder con la voluntad divina, no con nuestros deseos y caprichos. De ahí que, Dios haga clara su voluntad para nosotros a través de mensajeros o Profetas.

4. HAY UNA NECESIDAD DE ABSTENERSE DE LOS IMPULSOS

El hombre, sin guía y sin formación, se asemeja a los animales en su condición instintiva. La razón está sujeta al servicio de la satisfacción de sus pasiones, a menos que un elemento de restricción le sea introducida. La filosofía no es útil en la contención de nuestras pasiones, ya que está disponible solo a unos pocos; ni hay un método en la filosofía que nos impulse a controlar las pasiones. Algunas personas concluyen que debemos esforzarnos, solo por la satisfacción de los instintos. Es por eso que, ahora estamos luchando en contra de una ideología ultra materialista, doctrinas las cuales amilanan la restricción de las pasiones, por las razones morales. En última los estándares de moral y ética se encuentran todos con Dios. Cuando su mensajero transmite su palabra, se transforma en una base sólida para poner fin a la controversia sobre este asunto.

5. HAY UNA NECESIDAD DE LA INFORMACIÓN ACERCA DE LA OTRA VIDA

Para un hombre que cree en Dios, es muy probable que su vida pueda continuar después de la muerte, pero de otra forma. Y también es probable que haya un día de juicio en el cual el hombre será recompensado o penalizado, es por esto que, el hombre debe prepararse para el juicio. Solo Dios podría saber acerca de la existencia de la otra vida y la filosofía no nos podrá ayudar en este punto; la mente humana no puede deducir la existencia de la otra vida mediante la observación o experiencia en este mundo. Solo Dios tiene el conocimiento certero y solo Él puede transmitir esta información -a través de un mensajero- para que la humanidad conozca y sea alertada.

La respuesta a las preguntas planteadas anteriormente, se encuentra con Dios; ya que solo Él puede impartir el Conocimiento al hombre, de la manera que desee. Una de estas técnicas es el envío de los Profetas, quienes clarifican las respuestas a cada interrogante, como un mediador entre Dios y el hombre. Las enseñanzas de estos mensajeros divinos servirían para los siguientes propósitos, de esta forma:

a. Dirigir la atención de la gente hacia el significado real del gran orden del universo, el cual se vuelve insignificante para el hombre común, debido a la familiaridad con el entorno. El universo es ciertamente infinito y lleno de maravillas; y, si se contempla con atención, nos puede guiar hacia una fuerte y sólida fe en el Creador. De ahí que, la atención del hombre pueda ser dirigida hacia los signos naturales, a través de las enseñanzas y dirección de los Profetas.

b. Expandir los estándares morales y éticos, al igual que los códigos con los cuales el ser humano podría ajustarse y resolver las controversias de los asuntos éticos.

c. Hacer la adoración a Dios y enseñarnos como realizar dicha adoración.

d. Entregarnos los códigos necesarios para frenar nuestros apetitos y elevar nuestras aspiraciones las cuales, si crecemos progresivamente, nos igualaran a los ángeles.

e. Informarnos definitivamente que hay –o no- vida después de la muerte. Esta información solo podría ser recibida de nuestro Creador quien sabe si creó o no el otro mundo.

(Fuente: Preguntas acerca del Islam, autor: Sheij Muhammad Yawad Chirri)

Tema

La profecía

La profecía