¿Acaso existen argumentos racionales de que el Imam de la Época (P) está vivo?

¿Acaso existen argumentos racionales de que el Imam de la Época (P) está vivo?

Submitted by admin on Mon, 08/28/2017 - 10:49

Respuesta:

La existencia del Imam de la Época (P) y del imamato de este honorable, es de los debates del imamato especial que para su comprobación no puede directamente beneficiarse del argumento racional, sino que podemos llegar al propósito utilizando el argumento racional en el imamato común y la necesidad de la existencia del Imam en todas las épocas así como respaldándonos en las narraciones y los dichos históricos que en esta época hacen al imamato exclusivo del Imam Mahdî (P).

La necesidad de la existencia de un ser inmaculado y una prueba Divina en todos los tiempos, respaldándose en los numerosos argumentos racionales existentes, es en el imamato común. Por ejemplo la profecía y el imamato son un favor espiritual por parte de Dios en base al principio del favor, y un favor así deberá ser eterno.

Las narraciones que también argumentan que el hombre infalible y perfecto es sólo el Imam de la Época (P), son tan numerosas que este asunto no puede ser negado al grado que muchos de los sabios famosos de la Escuela Suní lo aceptaron y en sus obras dijeron: “El Mahdî, el Prometido es hijo del Imam Hasan ‘Askarî (P) que nació en la Ciudad de Samarra (Irak) el año 869 d.C., vive oculto y un día aparecerá por orden de Dios.

De ninguna forma es imposible la aceptación de la longevidad del Imam Mahdî (P), puesto que este honorable a través de la sabiduría que Dios le otorgó y utilizando métodos naturales y científicos puede vivir en este mundo durante mucho tiempo, sin mostrar señales de agotamiento ni envejecimiento. Además de que es posible que en el mundo humano, Dios coloque a Su prueba como reserva y para garantizar la ejecución de la justicia, así como prohibir y evitar la opresión y a los opresores, en forma de excepción y a través de los factores sobre naturales y evidentes.

Tema

La Justicia Divina

La Justicia Divina